En base a los datos del Ayuntamiento de Madrid, desde que entraron en vigor las restricciones de Madrid Central hace tres meses y medio, el paso de vehículos ha bajado un 25% por la Gran Vía. Además, el número de viajeros en autobuses de la EMT ha crecido un 4,4%. La contaminación, según la estación de medición de la plaza del Carmen, se redujo en esta nueva área que limita el acceso rodado al centro en un 8,9%, a pesar de la climatología desfavorable. Las emisiones de dióxido de nitrógeno disminuyeron un 38% en diciembre, mientras que las de CO2 descendieron un 14,2%, según una aproximación de la Universidad Politécnica.

Esa nueva área se corresponde casi por completo con el distrito Centro, el corazón de la ciudad, y el acceso dependerá de si el conductor del vehículo es residente, visitante, propietario de una vivienda o de una plaza de garaje, o del tipo de distintivo ambiental de su vehículo.

¿Cómo funcionan los distintivos ambientales?

La DGT ha establecido varias categorías que clasifican los vehículos según su impacto ambiental. Los híbridos tienen el distintivo “Eco” y los eléctricos y los híbridos con una autonomía de 40 kilómetros, el “Cero”. Los de gasolina matriculados antes de 2000 y los diésel anteriores a 2006 no tienen una etiqueta asignada, mientras que los de gasolina fabricados entre 2000 y 2006 y los diésel de 2006 a 2013 tienen la etiqueta “B”, y los gasolina posteriores a 2006 y los de gasóleo fabricados desde 2014, la etiqueta “C”.

¿Qué vehículos pueden circular por Madrid Central?

Los vehículos “Cero” y los “Eco” pueden circular por el área de Madrid Central igual, que los vehículos de personas con movilidad reducida y los de los residentes, sea cual sea su etiqueta ambiental. Tienen 20 autorizaciones al mes para vehículos invitados. Los no residentes podrán acceder al área de Madrid Central siempre que lleven el distintivo ambiental y aparquen en uno de los 18 estacionamientos públicos o mixtos. Al entrar, una cámara registrará la matrícula, otra volverá a registrarla una vez en el aparcamiento y enviará los datos al Ayuntamiento para que no le multen. Los vehículos de personas que no residen en Madrid Central y que no tienen etiqueta tienen prohibido el acceso al área.

¿Y las personas que trabajan o estudian en Madrid Central?

Las restricciones acarrean ciertas limitaciones en la actividad diaria de aquellos que acuden a Madrid Central por motivos académicos, laborales o turísticos. Los responsables de alumnos de infantil y primaria que estudian en el área podrán acceder con sus coches durante el día (de 7 a 20 horas), los alumnos de secundaria, o sus responsables, pueden acceder si las necesidades del alumno lo exigen, aunque mediante una autorización que debe proporcionar el centro educativo. Los trabajadores que residen fuera de Madrid Central y que trabajan en el centro necesitan o tener una plaza de aparcamiento o dejar el vehículo en uno de los parkings autorizados. También los clientes de hoteles situados en la zona podrán acceder si reservan una plaza de aparcamiento en el establecimiento, a no ser que su vehículo sea “Cero”.

Si un residente necesita, por ejemplo, la instalación de una red wifi en su vivienda, la empresa de telecomunicaciones no tendrá problemas para acceder, aparcar y realizar el servicio. Las empresas de servicios de agua, gas, electricidad, medicamentos, servicios sanitarios y telecomunicaciones no tendrán problemas para acceder, aparcar y realizar el servicio. Los propietarios de viviendas no empadronados con vehículos “B” o “C” solo podrán acceder si van a aparcamiento de uso público, lo mismo que los clientes de hotel.

La red de transporte público de Madrid ofrece diversas opciones para llegar hasta el área de Madrid Central: 60 líneas de autobuses, seis líneas de Metro, ocho líneas de Cercanías y 57 estaciones de BiciMad, además de varias empresas que ofrecen servicio de carsharing y motosharing.

¿Cómo funciona el nuevo protocolo anticontaminación?

Madrid cuenta con un nuevo protocolo anticontaminación desde diciembre. Las normas de Madrid Central quedan supeditadas a este protocolo, que se ha activado ya en varias ocasiones. Este reglamento contempla cinco escenarios (uno más que el anterior) según los niveles de contaminación en el aire. Afecta al tráfico que circula por la M-30 y su interior, independientemente de si los conductores son residentes o no, aunque hay excepciones: el transporte público colectivo, los vehículos para personas con movilidad reducida, la distribución urbana de mercancías y servicios esenciales como los sanitarios… La etiqueta ambiental del vehículo será la que indique quién puede moverse por la capital durante los episodios de contaminación.

¿Cuándo se activa el protocolo anticontaminación?

El protocolo se activa cuando se superan en el aire urbano los niveles críticos de dióxido de nitrógeno (NO2), un contaminante que se genera, entre otras fuentes, por el tráfico rodado y las calefacciones de combustión, y cuando las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) no prevén que se pueda disipar esa contaminación de forma natural. Existen tres niveles (preaviso, aviso y alerta) que pueden producir cinco escenarios diferentes.

  • Nivel de preaviso. Dos estaciones de medición de la contaminación de la misma zona superan simultáneamente 180 µg/m3 (micras por metro cúbico) de dióxido de nitrógeno durante dos horas consecutivas, o tres estaciones de medición durante tres horas seguidas.
  • Nivel de aviso. Dos estaciones de medición de una misma zona superan 200 µg/m3 durante dos horas consecutivas, o tres estaciones durante tres horas seguidas.
  • Nivel de alerta. Tres estaciones de una misma zona superan de forma simultánea 400 µg/m3 durante tres horas consecutivas.

¿Qué escenario se activa en base a cada nivel de alerta?

  • Escenario 1. Se activa cuando durante una jornada se alcanza el nivel de preaviso (180 µg/m3 de dióxido de nitrógeno) o el de aviso (200 µg/m3).
  • Escenario 2. Se activa cuando dos días consecutivos se llega al nivel de preaviso (180 µg/m3) o un día el nivel de aviso (200 µg/m3).
  • Escenario 3. Se activa cuando se supera el nivel de preaviso (180 µg/m3) durante tres días seguidos o se alcanza el nivel de aviso (200 µg/m3) dos días consecutivos.
  • Escenario 4. Se activa cuando se superan los niveles de aviso durante cuatro jornadas continuadas.
  • Escenario de alerta. Se activa cuando se supera durante un día el nivel de alerta, es decir, que tres estaciones de una misma zona superan, simultáneamente, 400 µg/m3 de dióxido de carbono durante tres horas consecutivas.

¿Qué restricciones tiene cada distintivo ambiental según los escenarios del protocolo anticontaminación?

Cada escenario es más restrictivo que el anterior. La velocidad máxima de circulación por la M-30 y los accesos a Madrid será de 70 kilómetros por hora durante el episodio 1, medida que también está en vigor en el resto de los escenarios. Los vehículos que no cuentan con distintivo ambiental no podrán circular por la M-30 y el interior de la almendra central cuando se alcance el escenario 2. Los “B” y los “C” no podrán aparcar en esa zona.

El escenario 3 implica que ningún vehículo sin distintivo podrá moverse por el término municipal, y durante el escenario 4 tampoco podrán circular dentro de la M-30, ni por ella, los vehículos “B”.

El nivel de alerta prohíbe circular a los vehículos sin distintivo y a los que tienen etiqueta “B” y “C”. Los “Eco” podrán circular, pero no estacionar en la zona SER. Por tanto, los “Cero” serán los únicos que podrán moverse libremente por todo el municipio y aparcar durante los periodos de alerta.