El COVID19 está haciendo que este verano no sea como los demás. Muchas familias españolas han decidido cambiar el avión, el tren o el autobús por el coche en sus vacaciones, ya que este se considera el medio de transporte más seguro para evitar contagios. Debido a este cambio de planes, se espera que el turismo interno aumente y, con ello, los desplazamientos por carreteras convencionales.

Según Antonio Lucas, Presidente de la Alianza Española para la Seguridad Vial Infantil, “las carreteras secundarias concentran el 75% de los fallecidos en siniestros ocurridos en vías interurbanas”. Por eso, ante el probable aumento de los desplazamientos en este tipo de vías, el experto hace un llamamiento a las familias para que refuercen la protección de los niños cuando viajen en coche.

Y es que desde el inicio de la desescalada se ha detectado un mayor número de conductores que superar la velocidad establecida, además de una mayor despreocupación en el uso del cinturón de seguridad.

La importancia de la instalación y el uso correcto del SRI

“Si en el vehículo hay niños, hay que estar atentos al buen uso de los SRI y revisar antes de cada viaje aquellos puntos en los que se hayan podido producir errores (ajuste de bandas, bandas retorcidas…). Así garantizaremos la eficacia del dispositivo”, destaca Elena Valdés, responsable de la Unidad de Aptitudes Psicofísicas de la DGT.

La ley establece como obligatorio que todos los menores, con una altura igual o inferior a 135 centímetros, utilicen un sistema de retención infantil homologado (SRI) y adaptado a su peso o altura, aunque se recomienda usar un SRI con respaldo hasta los 150 centímetros. La normativa también indica que los niños deben ocupar – salvo en casos excepcionales- los asientos traseros del vehículo.

El no cumplimiento de estas normas pone en riesgo a los pequeños y supone una multa de 200 euros y la retirada de 3 puntos del carné de conducir al responsable adulto; también comporta la inmovilización del vehículo hasta la instalación de una silla infantil adecuada.

Extremar las medidas de higiene dentro del vehículo

Por otro lado, aunque el estado de alarma haya terminado, el virus sigue entre nosotros. Esto significa que debemos cumplir las normas impuestas por el Gobierno y las Comunidades Autónomas respecto al distanciamiento social y a las medidas de higiene.

Las familias no deben relajarse en sus desplazamientos, sino extremar las precauciones cada vez que los niños acceden al coche tras las paradas de descanso en los trayectos largos. Es importante lavarse a menudo las manos con agua y jabón y desinfectar juguetes como pelotas, balones y palas.  Además, hay que guardar estos objetos como parte del equipaje en el maletero.

Algunas recomendaciones para viajar en coche con niños

La Alianza Española para la Seguridad Vial Infantil (AESVi) ofrece los siguientes consejos para viajar este verano en coche con los niños:

  • Antes de sentar al niño en el coche en días de calor, comprueba la temperatura de la silla (plásticos, tejidos…), para evitar sofocos y quemaduras.
  • Antes de un viaje largo prepara comida ligera, agua y material de aseo.
  • Si el niño se marea es recomendable que mantenga la vista fija en el horizonte y que haya una buena ventilación en el coche. Debes evitar también que inhale humo y viajar aprovechando las horas de sueño del menor.
  • Si crees necesario darles medicamentos contra el mareo, cuenta siempre con un asesoramiento profesional.
  • Prepara juegos y la música preferida del niño para que todos podáis disfrutar del viaje sin tensiones.
  • Aprovecha las horas de menos calor para hacer el viaje más cómodo.
  • Para cada 150 kilómetros o cada hora y media aproximadamente, saca al niño de su silla para que pueda moverse y mantenerlo bien hidratado.
  • La seguridad del niño y de todos los ocupantes del vehículo depende del conductor. Respeta las normas, conduce de forma tranquila y relajada, sin agresividad ni brusquedades, manteniendo la distancia de seguridad y ajustando la velocidad a las circunstancias del tráfico.

No hay que olvidar que estamos viviendo circunstancias excepcionales, por lo que es importante no bajar la guardia. En verano, el mayor riesgo se corre en los desplazamientos cortos y por carreteras secundarias. Ten esto en cuenta y, sobre todo, mucha precaución al volante.